Yo también he sentido miedo


A veces me detengo a observar en silencio mis pasos e, irremediablemente, cuestiono si todos han sido certeros.

Muchos no comprenden cómo pude cerrar una agencia de publicidad para dedicarme a asesorar marcas y emprendedores. Y, mucho menos, cómo puedo cobrar en Bolívares al mercado venezolano dejando atrás clientes de gestión de redes en moneda extranjera. A veces, yo tampoco lo entiendo. Pero cuando salgo de una asesoría, una charla o una capacitación online y noto la satisfacción de los asistentes, sé que la elección inicial va por buen camino.

Si a eso le sumamos que no soy una asesora convencional con matriz FODA y método CANVAS (lo hice durante muchísimo tiempo y no funcionó para determinados proyectos) y que, además, combino herramientas de negocios, marketing, arte y storytelling para el abordaje y la obtención de metas de mis clientes, el panorama se amplía un poco más, convirtiéndome en la antítesis de una asesora/consultora tradicional.

Aún recuerdo las palabras de mi Dennis Velis animándome a vivir "de mi propia marca". Yo no lo podía creer. Ni un poquito. Y... aquí estoy, a mi manera, pero estoy.

Así que a todos mis asesorados y alumnitos les confieso lo siguiente: yo también sé qué es el miedo y cómo se siente dudar de nuestro potencial. Sin embargo, al final del día, cuando siento más pasión que fatiga, sé que todo -absolutamente todo- ha valido la pena.

Es hora de construir juntos marcas que enamoren.