Lenguaje silente

Imagen: Li Hui

Y si le digo,
Señor,
que el roce de sus dedos sobre mi piel
es un lenguaje silente.

¿Hablaría
-acaso-
de amor
o de veredictos?