Editarse a sí mismo


Alguna vez has pensando, ¿cuánto del contenido posteado en redes sociales/blogs es de interés real para tu audiencia? ¿10%? ¿70%? ¿100? Quizás, no lo habías analizado del todo.

A ese punto estratégico de branding le llamo, "editarse a sí mismo". Y, por supuesto, aplica tanto para marcas comerciales como personales. Es por eso que el ejercicio de hoy -orientado a mi curso online gratuito sobre marca personal- es el siguiente:

1. Define -o redefine- a tu cliente ideal. ¿Cuáles son sus pasiones, características y poder adquisitivo? Piensa en sus más grandes aficiones y escríbelas en papel. Deja a un lado la agenda digital -sólo por hoy- y ejercita la pluma.
2. Tu contenido, ¿se adapta a los intereses de tu audiencia?
3. ¿Qué cosas debes descartar de raíz en tus posts?

Cuando probé este ejercicio pasé un guayabo HORRIBLE. Negocié algunos puntos y redirigí otros tópicos más personales a las historias de Instagram/blog. Sin embargo, el resultado ha sido satisfactorio.

Como respondí ayer en un comentario de Instagram, no se trata de censurar o suprimir nuestras pasiones más recurrentes, porque eso que llena el alma es lo que -precisamente- aporta valor. Pero tampoco hay que dejar a un lado el tema central que atrae a quienes deciden dar click/follow y que es muy probable que ames con locura, porque si no, no tendría sentido que trabajaras en ello.

Así que... ¡Manos a la obra! Estoy atenta a tus inquietudes y prometo responderlas en IG.

Un abrazo.