Sobre jardines y amores



Nació en un verde jardín
como quien se resiste a una catástrofe incontrolable:
un tropiezo fortuito de centro comercial
un mensaje privado en Twitter
un beso alocado en el lugar de siempre.

Surgió
sin avisos ni excusas prefabricadas
sin tanto amor a primera vista
o un fatídico te esperaba desde antes de partir.

Era el amor, mi amor
como una diminuta flor de primavera
que encuentra su hábitat en un libro gastado
oculto en la biblioteca de mi habitación.

Era el amor, mi amor
que nacía en nuestro pequeño jardín
mientras el mundo marcaba el tic tac de siempre
y nosotros
nos empeñábamos en cultivar
el silencio de no-po-der-es-tar.