La colorimetría del desastre

Fotografía: Olga Anna Markowska
Estoy rota, amor, rota por dentro. No como se rompe un vaso de vidrio recién lavado, ni como se lastiman los -frágiles- huesos del ser humano al caer.

Estoy rota, como la profana colorimetría del desastre: una rodilla sin piel, un dedo sin tacto, una máscara adormecida.

Estoy rota, amor, rota por dentro, y no sé cómo recoger los pedazos que me unen a ti.