Papel vencido

Foto: Pham Bích
Nos encontramos cada día
en nuestro viejo librito de poemas:
tú tan verso
y yo tan musa
tú tan fuego
y yo tan chat
tú tan carta
y yo tan blog.

Y así vamos
jugando con el tiempo y la memoria,
con los besos anhelados
los emoticones sonrientes,
los celos profesados
la lujuria
el llanto
la nostalgia
y el amor.

Somos
la última página
de un papel vencido.

Y aún así te quiero intacto
-completo
y a medias-
mi eterna fortaleza
mi café de las mañanas
mi email de medianoche.
mi acto de fe
mi dulce sol.