El café de la diez



Observar una imagen,
reconocerse en ella,
es un asunto tan íntimo
como el café de las diez
y el beso de las 3 a.m.