¿Por qué escribir la sección 'Sobre mí' me costó tanto?

Somos
una constante evolución
indefinida en palabras.

Solía utilizar la sección 'Sobre mí' para describir con frialdad cada uno de mis pasos a nivel profesional. Distancia y categoría con los visitantes (como señalaba el viejo eslogan de un comercial venezolano), pese a todas las reglas marketianas que mencionaban los beneficios del storytelling en este apartado.

Pero la verdad es que no me sentía cómoda redactando algo que no se parecía a lo que soy (o a lo que creía que era). Quizás, por el afán de preservar ciertos aspectos de mi vida personal lejos de la 2.0, o tal vez por esa manía que tengo de poner límites a los demás (necesarios para cualquier convivencia cuando no se convierten en un escudo protector excesivo).

Sin embargo, pasaron los días y -casi sin darme cuenta- fui encaminando la temática del blog hacia otro rumbo: el del emprendimiento. Escribía sin parar para tratar de orientar a quienes intentan adentrarse en el rubro digital y en el camino descubrí que yo también había cambiado. Ya no escuchaba la misma música de antes ni leía los mismos textos. Tampoco frecuentaba los lugares de siempre y era capaz de pasar horas sentada con los amigos riendo hasta más no poder.

Esa Belkis tan distante ya no estaba. Esa Belkis que se protegía del mundo empezó a confiar y a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

Era hora de contar mi historia de otra manera, así que borré por completo la hoja de la -tan temida- sección  y comencé a tipear sin descanso, hasta que salió algo como este Sobre mí, que sí se parece mucho más a lo que soy ahora y que quizás vuelva a cambiar en un par de meses o años, porque así somos los seres humanos: una constante evolución indefinida en palabras.

Pasen, lean y luego me cuentan qué tal.