El desayuno 'a la antigua' despierta la creatividad


En la era digital, 'despertar' se ha convertido en sinónimo de celular en mano, noticias e Instagram (aunque últimamente Snapchat lleva la delantera). Y para quienes trabajamos 24/7 en este negocio, resulta muy difícil alejarse del móvil y disfrutar el desayuno en compañía de la familia o de ese diálogo interno que de vez en cuando necesitamos.

Por eso hoy les propongo un ejercicio. Tomen un día a la semana (no dos, ni tres, apenas uno) para levantarse de la cama sin encender el smartphone inmediatamente. Simplemente quédense un rato en la habitación o vayan a la cocina y preparen café. Conéctense con el tiempo y, sobre todo, con ustedes mismos. Solemos pasar tantas horas pendientes del mundo y no de nuestro mundo, que la creatividad desaparece en las fechas de mayor demanda laboral.

A veces, dar un salto a la antigua nos hace recordar quiénes somos, dónde estamos y hacia dónde vamos. Y además, nos ayuda a limpiar la mente de tantos compromisos urgentes, propios del marketing y la -siempre ágil- publicidad.

Luego me cuentan qué tal les fue.