¡Feliz año!

Ilustración: Caffetina
He leído en redes sociales que el año nuevo es una excusa absurda para promover la resolución de nuevas metas, olvidando -como ya es costumbre para algunos- cumplir con aquellas fijadas en años anteriores.

Para mí esta afirmación -aunque tiene mucho sentido- resulta completamente hater. Es cierto que nadie va a hacer por ti lo que tú debes trabajar a diario, pero el conteo regresivo hacia lo novedoso nos permite recargar energías y, sobre todo, analizar los aciertos y errores de un período que siempre resultara favorable (con golpes y alegrías incluidas).

Así que, ya que estamos en un nuevo mes (y en año bisiesto), hagamos todo lo posible por hacer del camino una ruta placentera que se enfoque en nuestras pasiones, anhelos y objetivos silentes.

¡Feliz año lectores! ¡Feliz año blog!