'Es cuestión de disciplina'


De El Principito podemos aprender muchas lecciones en el ámbito del Marketing Digital: emociones que conecten, storytelling, tratamiento gráfico de la imagen y otros aspectos inherentes al Social Media. Sin embargo, traigo a colación la siguiente frase: "Es cuestión de disciplina".

Esta semana he conversado con gente muy querida sobre esta premisa. Pocos son los que ven las horas sin dormir, las lágrimas tras bastidores y el esfuerzo extra: no al 100, ni al 200 % sino al 135272634252625 %. " Él/ella lo obtuvo fácil" señalan, acusan, juzgan. En esta carrera -como en cualquier otra- la disciplina es un aspecto fundamental. Domesticar los miedos, escuchar, adaptarse a los cambios y aprender de los errores es parte de las enseñanzas. Debemos respetar a quienes están en nuestro camino (clientes, competidores, proveedores), recordando que la competencia más voraz es librada por nosotros hoy, mañana y siempre.

Disciplina para las entregas puntuales, e incluso, para imponer nuestro punto de vista en pro del beneficio de la marca. No es tarea fácil. Hoy puedo admitir que he cometido grandes errores que me permiten cosechar aciertos en el presente y en el futuro, ya que como señala nuestro pequeño príncipe: "Cuando uno termina de arreglarse por la mañana debe hacer cuidadosamente la limpieza del planeta". Y al final de la tarde, también.

#LiteraSocial (#‎Literatura + #SocialMedia).