Algunas apreciaciones sobre los emprendimientos en el país tricolor


He reflexionado mucho sobre el hecho de 'emprender' un negocio en Venezuela (que dista mucho de ejercer como freelance) y hoy quisiera compartir algunas apreciaciones:
- Te equivocarás al principio, una y otra vez, hasta que asumas el cambio de status quo: de empleado/freelance a líder. Y aún así, es probable que cometas nuevos errores.
- Aprenderás de tu equipo de trabajo, más de lo que creías.
- Muchas personas te dirán qué hacer. Otros, no estarán de acuerdo con tus decisiones. Sin embargo, comprenderás que tus instintos valen más que las opiniones de terceros.
- El respeto, la constancia y la honestidad serán tus pilares. Puede sonar cliché, repetitivo y hasta un poco ingenuo, pero al final del día valdrá la pena.
- 'Resolver' se convertirá en una ventaja competitiva.
- Inevitablemente, te darás cuenta de quiénes son tus verdaderos amigos. Dolerá un poco al principio, pero luego conocerás gente nueva en sincronía con tu estilo de vida (sucederá cuando menos lo esperes).
- Trabajarás más que nadie y pocos lo notarán.
- Habrá satisfacciones, risas y llanto. Todo en un mismo día.
- Conocerás términos legales que jamás pensaste entender.
- Muchos hablarán para bien o para mal. Lo importante será no perder la perspectiva.
- Dormirás menos.
- Te emocionarás con pequeños logros: un sello nuevo, un documento, una entrevista. Todo cuenta.
- Aprenderás de tus clientes. De sus negativas, de sus aprobaciones, de sus ajustes.
- No será fácil, pero una vez más... valdrá la pena.