Carta para B

Si tuviese la oportunidad de escribirle a mi "yo del pasado" -y por qué no, del futuro- sellaría la carta impoluta con alguna ilustración de Caffetina, mientras encierro algunas apreciaciones en papel que -irremediablemente- buscarán su libertad.

Querida Belkis:

No te preocupes más de la cuenta. En el futuro estarás bien. Aprenderás cosas de ti que jamás habías imaginado. Vivirás el éxodo de relaciones fallidas que te llevarán a convertirte en el ser que tanto anhelas. Reírás y llorarás sin orden específico. Sacarás adelante proyectos inimaginables. Aprenderás a no juzgar y, sobre todo, a buscar respuestas en el silencio. Entenderás -con bastante precisión- que cada quien es dueño de sus decisiones y que sólo puedes controlar tu actitud ante ellas. Valorarás los sabios consejos de tus amigos, sin dejar a un lado el criterio propio. Compartirás más con ellos. Tomarás café con la gente que amas. Aprenderás a perdonarte (sí, a ti misma). Te enamorarás. Pedirás perdón. Leerás sólo los libros que te gustan. Bailarás. Reconocerás tu errores. Brindarás, por lo bueno y lo malo. Cuidarás más tu salud (mental, física y emocional) y seguramente, te equivocarás en nuevos escenarios y encontrarás la manera de avanzar, como un vaivén, como una espiral. 

"Nada se pierde, todo se transforma". 

Con amor,

B.