'The Ordinary Young Man'

Una de las grandes metas que siempre he querido alcanzar con mi blog se basa en el hecho de poder mostrar el trabajo artístico y cultural de talentosos jóvenes alrededor del mundo. El post de hoy no es la excepción.

Bajo el nombre de "The Ordinary Young Man" el arquitecto, fotógrafo e ilustrador venezolano Fernando Menéndez Cobelo se abre paso en el continente europeo con un proyecto minimalista e innovador.
A Fernando lo conocí personalmente en Venezuela por varios amigos en común. Nuestro primer acercamiento fue gracias a uno de esos populares juegos de reuniones adolescentes: "Yo nunca". La primera impresión fue bastante peculiar dadas las reglas de la dinámica, pero rápidamente logró ganarse un puesto en mi corazón por su sonrisa, amabilidad y buen humor.

Cobelo siempre ha sido un entusiasta de las artes. El amor por su país natal, su familia y la pasión que emanan los pequeños detalles, lo han transformado en un hombre de profundos valores. Ser testigo de sus triunfos desde este lado del monitor me llena de orgullo y admiración. Por eso no vacilé ni un instante en entrevistarlo para este rinconcito digital mientras él tomaba un tren que lo llevaría a Torino, su nuevo hogar. Estoy segura de que servirá como inspiración para muchos de los que pasan por acá.

¿Quién es Fernando Menéndez Cobelo?

Fernando es un muchacho común y corriente que nació en Barquisimeto y ahora vive en Torino. Un muchacho que a los 27 años se está buscando a sí mismo.



¿A qué te dedicas?

Soy arquitecto y trabajo también en el Instituto Europeo di Design.
¿Cuáles son tus grandes pasiones?

El diseño. En cualquiera de sus categorías. Viviendo en Italia, creo que es imposible no dejarse influenciar por gente que es buena en lo que hace. La arquitectura, el diseño gráfico y la ilustración llevan la delantera en mi lista de pasiones, sin embargo.

¿Cómo inició el proyecto "The Ordinary Young Man"?

Este proyecto inició por la necesidad de expresar un lado que ni yo mismo sabía que tenía. Normalmente soy una persona muy precisa, que da mucha atención al detalle y a la exactitud de las cosas. The Ordinary Young Man es todo el contrario: se trata de ser natural, de no ser preciso, de ser uno más, de dejarse ir a uno mismo. El proyecto nace por la necesidad de desarrollar esta parte de mí a la cual nunca le había dado atención.
¿En qué te inspiras al momento de crear?


Me inspiro en los sentimientos más mundanos y comunes, esos que tenemos todos los días. En algunas cosas que he sentido, en otras que solo puedo imaginar. Se trata simplificar al máximo una sensación y transformarla en una imagen a través de un personaje que podría ser yo, podrías ser tú, podría ser cualquiera.

Música que escuchas

Active Child, Christine and the Queens y James Blake van muy bien para mí ahora.

Libros favoritos

Soy de los que no leen muchos libros. Leo muchas revistas de diseño, arquitectura e ilustración. Es demasiado importante para mí tenerme actualizado con todo esto y aprender de los mejores ejemplos.


Las redes sociales, ¿han servido como plataforma de tu marca personal o crees más en en 'boca a boca'?


Las redes sociales son una clave enorme en la comunicación de un proyecto hoy en día. Un buen diseño de la comunicación te puede llevar lejos, poquito a poquito. Las redes que más uso para The Ordinary Young Man son Instagram, Tumblr y, desde hace poco, Facebook.



¿Qué es lo que más extrañas de Venezuela?

De Venezuela extraño a mi familia, a mis amigos, y desayunar empanadas de queso en la bodega debajo de mi casa : )

Proyectos a futuro.

Un montón. Quiero experimentar fuera de lo que ha siempre sido mi zona de confort. Me di cuenta que una de las cosas más importantes en la vida es lograr sentirse satisfecho con lo que se hace, y poco a poco he aprendido que no es tan fácil como uno pensaba a los 22. Queda todavía tanto por aprender que la cosa se vuelve muy emocionante para mí.


Redes sociales



Instagram: fernandocobelo

Imagine all the people 
Sharing all the world 
You may say that I'm a dreamer 
But I'm not the only one.