La victoria de lo básico.


Me he convertido en una "anotadora" de oficio.

No hay idea, frase o pensamiento que se escape del lápiz y el papel: por más digital que sea, por más tecleadora compulsiva que me vea o por más lover app que parezca.

La victoria de lo básico, le llaman.