Confesiones.



El amor es algo que absorbe las  veinticuatro horas, 
te impide concentrarte en otros  asuntos. 
Eso es lo que más me atrae y lo que más me horroriza.
- 'La ley del deseo' - Pedro Almodóvar

Soy de esas mujeres que ama las cremas perfumadas,
los lipsticks
y las mascarillas sabatinas.

Que se esfuerza por conservar sus espacios íntimos, cercanos, afables, lejos del ruido de los carros a las 6:00 p.m.

Que trabaja con amor y tesón pese a las adversidades.

Que lee por placer y no por un absurdo estatus pseudo intelectual.

Que quiere tanto a Drexler como a Guaco (¿ustedes no?).

Que siente, observa, respira, palpita, vive... sencillamente vive. Ha aprendido a vivir. Y esa, es la principal ventaja frente al cansancio, el frenético clima país y el tedio absorbente de estos últimos meses.

Y es que a veces, sólo a veces, conviene declarar nuestras pasiones en público. Quizás contagiemos al resto del mundo con fulgor, alegría y plenitud. O con simples tonterías como esta, da igual. La felicidad lo vale.