Fragmentos.

Imagen: Teresa Freitas.

Hay fragmentos que nos vuelan la cabeza.

Trozos de
besos
almas
canciones
que nos hacen perder una parte intrínseca de nuestro ser.

Así somos los lectores:
una página doblada,
un cuerpo sin rostro rodeado de gente.

Un libro sin portada, al fin y al cabo.