Cuídese mucho.


Creo en los descubrimientos y en las "causalidades".

En el arte: oxígeno de los verbos.

En el amor, el odio y la locura.

Imagen: @_ojosrojos (Instagram)
Y hoy, al despertar de un sueño sin nombre, me topé con el trabajo de Sophie Calle gracias al hábito matutino de voyeur digital (todo es culpa de Ojos Rojos y su Instagram). De inmediato me interesé por el texto de la exposición titulada "Cuídese mucho" y comencé a googlear frenéticamente sobre la artista.

"Recibí un email diciéndome que todo había terminado. No supe cómo responder. Era casi como si no hubiera estado dirigido a mí. Terminaba con las palabras "Cuídese mucho". Y así lo hice. Le pedí a 107 mujeres, elegidas por su profesión o habilidades, que interpretaran esta carta. Que la analizaran, la comentaran, la bailaran, la cantaran. La agotaran. Que la entendieran por mí. La respondieran por mí. Era una forma de darme tiempo para cortar. Una manera de cuidarme."

¡Oh, Sophie! Vaya manera de convertir la nostalgia en arte.

Y es que la vida se trata -justamente- de eso: de cuidarse mucho entre inicios, puntos medios y despedidas.



"En cualquier caso, espero que se te haya roto el amor de tanto usarlo".