Un libro que tiene mi diálogo favorito.


Sputnik, mi amor, de Haruki Murakami.

- A ti te gusta, ¿verdad?
Sólo me limité a asentir mientras untaba el pan con mantequilla. Después alcé la cabeza y añadí:
- No es algo que se pueda elegir.