Eternizar.



Retratamos la vida para no perdernos en ella.

Eternizamos imágenes
formas

sombras

encuentros

nostalgias

y las guardamos en el fondo de la cartera

como un tributo a la soledad compartida

que existe entre el lente y el obturador.

No hay selfie que valga ante el perpetuo Yo.