Cien veces Cortázar.

los-escritores-y-las-bicicletas-de-julio-cortazar-a-tolstoi

Hoy es el centenario de Cortázar, uno de mis escritores favoritos.

Por defecto, este día se divide en dos bandos: los cronopios que defienden a capa y espada a su ilustre "Dios" y, que además, pelean con los dueños del copy/paste de frases célebres. Por otro, los lectores que apenas conocen el 'Capítulo 7' de Rayuela y son severamente criticados por su desconocimiento en torno a las obras del autor.

Esto me recuerda a las personas con las que nos topamos a diario y que profesan una vasta cultura en relación a equis tema: moda, música, cine, deportes, literatura, docencia, etc. Son los dueños omnipotentes de su verdad, de sus creencias, de su limitada visión del mundo y, por ende, pretenden descalificar al otro por su inexperiencia. Lamento confesar que era de esas intensas que miraba feo a los que no tenían idea del libro, película, serie u obra a la que hacía referencia. Pero la vida me ha enseñado una gran lección:

El más sabio guarda silencio y cautela para aprender de su entorno.

Así que poco importa si conocen o no a Cortázar, o si llenan su muro de Facebook de frases que jamás leyeron. Lo importante es que han sumado un nuevo conocimiento (consciente o no) a su bagaje cultural y quizás, se interesen por leer algún cuentito del Julio.

Eso no los hace ni más, ni menos.

Y, al otro, al que sabe mucho (tal como aseveran sus amigos), al que se devora los libros 24/7 y critica a quienes no lo hacen, nada lo convierte en un ser superior. Sólo en un pobre tonto que necesita la descalificación y reafirmación del entorno para poder vivir.

Así que, como bien diría el propio Julio: "¿Hasta cuándo vamos a seguir creyendo que lo maravilloso no es más que uno de los juegos de la ilusión?"

¡Felices 100!