5 errores que he cometido en redes sociales.


Este juego de la identificación personal resulta inevitable en el mundo mediático donde rige la economía de los nombres propios.

- Del libro "La quinta columna digital"

Todos hemos cometido errores en Internet. Algunos son muy tontos y banales, mientras otros, parecen ser difíciles de olvidar.

Sin embargo, hemos aprendido la lección: no repetir -bajo ningún concepto- las equivocaciones provocadas por nuestra falta de experiencia e ingenuidad (en el mejor de los casos). Es por eso que hoy me he atrevido a enumerar cinco de los peores errores que he cometido en redes sociales. ¿Alguno de ustedes me acompaña en esta vergonzosa confesión?

Aquí va la mía:

1.- Creer que Twitter es mi querido diario: la línea que divide la vida privada de la pública se llama discreción. Y eso va mucho más allá de 140 caracteres y una selfie en Instagram.

Hay que procurar cuidar nuestro espacio íntimo de los 15 minutos de fama Warholianos.

2.- Favear todos los mensajes que me gustan como una loca compulsiva (lo siento, eso aún lo hago).

3.- Responder una acotación absurda: pelear en RRSS es de las acciones más innecesarias para cualquier ser humano. La calle, el ruido, la gente y los carros siempre van a estar esperando por nosotros en la vida real. Las discusiones también.

4.- Olvidar bloquear las cuentas spam (y recibir más de veinte notificaciones innecesarias en el celular).

5.- Hacer catarsis virtual: un post jamás superará a un buen amigo y un café. Hay que tener autocontrol (y vida propia).
No debemos rechazar lo virtual identificándolo con lo falso o engañoso, porque se halla inscrito en los genes de nuestra cultura de la representación. El problema surge cuando lo virtual se convierte en nuestro objetivo y nuestra esperanza, esto es, cuando adoptamos una filosofía virtualista a ultranza, una de las derivaciones del digitalismo tecnohermético, es decir, cuando proclamamos: «deseamos desmaterializar el mundo y creemos que la representación puede ser incluso mejor que la representación misma».

- Cibergolem. La quinta columna digital.

A la orden en @BelkisAraque.