El hombre arlequín.



Lo miraba a diario
                                                                                                                 atractivo
                                                                                                                    sobrio
                                                                                                              impecable
como un midas contemporáneo
de cigarro y zapatos de cuero.

Hasta que asomaba al mundo sus medias de rayas
                                                                                         blancas comos las nubles
                                                                                            negras como el asfalto

y sus ademanes de hombre arlequín
-imponentes
 taimados
 prodigiosos-
se fusionaban con el talento de desaparecer
cualquier rastro de virilidad
en un dos por tres.

Era
tan sólo
un bufón,
un sarcasmo, 
una ilusión tragicómica.