Reconocerse.


Me remito
a los espacios que develan tu presencia:
la cocina
la biblioteca
la habitación
(a secas)
el comedor
el área de la cafetera
y aún no logro reconocerme
como parte de esos espacios
que develan
-poco a poco-
tu permanencia en el tiempo .

Soy 
tan sólo
una taza de cristal
donde sirves tu bebida caliente todas las mañanas.