Puntos finales.


Me desvivo
por los libros que evocan tu nombre
y aún no logro encontrar
el último punto final de esta historia.

¿La sentencia?
Faltan versos por vivir
por sentir
por leer.

Por eso,
celebro
los puntos suspensivos de este poema.

Uno,
dos,
tres...