En honor al té.


Un sorbo de té
es un lánguido ¿cómo estás?
de las memorias ausentes.

En cambio
una taza de té
-entera,
dispuesta,
cálida,
presente-
es el abreboca
del recuerdo vivo
que no sabe de fechas,
ni de tiempos,
ni de olvidos.