Del verbo libertad.


He descubierto
que las aves más libres
se encarcelan a sí mismas
en la espiral más profunda
de la soledad.

Y luego regresan
con las alas rotas
a pedir perdón.