Las musas y sus atuendos.


Escribir
es como tejer hilos de luz
blancos
verdes
y amarillos,
encima de un cuerpo frágil
que pocos quieren ceder.

Por eso
las musas son
largas punzadas fragantes
de un vestidito tonto en crochet.

Y casi nadie escribe
poemas para sus atuendos.