Punto final.

Ilustración: Mónica Barengo
Hay una sensación implícita al terminar de leer un libro.

Una especie de duelo.

La despedida de una buena historia.

Quizás por eso leo tanto: para recordar que la imaginación también cuenta con un punto final (aunque sea por horas).