Objeto de deseo (tricolor).

Fotografía: Residencial
Soy detallista de oficio.

Me gusta perderme en los libros, las texturas, los dibujos, las letras, el café... Y he de confesar que siento afinidad por las piezas de fabricación artesanal elaboradas con ahínco en medio de la crisis, las uñas acrílicas y el dólar paralelo: razones más que poderosas para despertar la creatividad en medio de un país que adormece con el paso de los días.

Así que de repente, como si el mundo quisiera recompensarnos por tanta apatía, surgen jóvenes emprendedores dispuestos a convertir sus habilidades en un negocio rentable dentro del mapa tricolor.

Hoy hablaré de algunos con los que me he topado en el acostumbrado zapping frenético que solemos hacer en Instagram: la mejor vitrina para la comercialización en la época digital.

1.- Gabriela Chacín Estrada

Con apenas 20 años, "Gabiabi" como suele llamarse en redes, ha desarrollado una legión de seguidores por su estilo handmade y la pasión que impregna en cada uno de sus lienzos. Desde case para celulares hasta postales personalizadas, Gabriela ofrece la posibilidad de adquirir sus productos en cualquier parte del país a través de su sitio web gabrielachacinestrada.com


2.- Libretas Cocuy

En su bio resalta la siguiente información: "Libretas / sketchbooks de fabricación artesanal. Ideales para dibujar, tomar notas o para convertirlas en tu diario personal". Adorables. Puedes seguirlos en Facebook o Instagram. Hacen envíos a nivel nacional.


3.- Residencial

Carolina Calzacorta y Mariana Maduro, junto con Valentina Alvarado y José Miguel del Pozo, son los artífices de Residencial: totes y accesorios que realzan el arte y la literatura en cada una de sus ilustraciones. Desde Julio Cortázar hasta Clarice Lispector, Residencial nace en Caracas y se expande a toda Venezuela a través de envíos nacionales que pueden solicitar en sus redes sociales



¡Cómo me hubiese gustado nacer con el don de la ilustración!

Supongo que a algunos sólo nos toca ser testigos del talento ajeno (que cada vez es más cercano, más latente) y dejar constancia del hecho a través de líneas que rocen los trazos de sus creadores, en una convivencia que nos permita ver el lado amable de la vida en objetos tan cotidianos como propios.

Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;
el adjetivo, cuando no da vida, mata.
- Vicente Huidobro