El retrato de un asesino.

Ilustración Caro - Ma.
Esperó pacientemente
el sonido del obturador.

Sus labios perpetuaron el retrato indescifrable
que aún cuelga
-junto a esa boca carmesí-
en la pared de la habitación.

Su habitación.