Articular palabras.


Hay noches que invitan a la articulación de palabras.

Noches tan solas como esta, en las que escribo para perpetuar en el tiempo un pasado mejor. Un pasado juntos. Un pasado de dos.

Supongo que recordarte entre líneas su encanto.

Sí, por eso escribo.
Y sí, por eso me lees.