Cómo mira una mujer enamorada.

Ilustración: Gabriela Chacín Estrada

Ella lo miraba
como sólo una mujer enamorada puede hacerlo:
con los ojos de muchachita mala
y el pensamiento en el cielo.