Sobre refugios y sombras.


Me refugio en tu sombra
como un árbol de raíces fuertes
-pleno,
venturoso-
al borde de sí mismo.

Me abstraigo
como quien sólo puede ver en blanco y negro tus hojas.

Me retraigo
me exalto
me sofoco
pierdo la visión profunda de mi ser.

Aquí
yace tu libertad.
Aquí
nace mi libro.