Microcuento.


- Leer es como planificar un crimen. Y yo, señor juez, leo muy poco -afirmó (sin titubear) la elegante dama acusada de asesinato.

Había matado a su esposo dentro de la Biblioteca Nacional.

Salió en libertad en cuestión de segundos.