Fui. Soy. Seré.

Isabella - Peggy Wolf

Lo que más cuido en este mundo eso eres.
- Café Tacvba
Soy:
la de lentes grandes y mirada ajena
(que se enamoró más allá de tus cadencias).

La del cabello castaño -con ondas de mar- que se enredaba en tus manos:
con cada roce,
con cada toque,
con cada caricia.

La del color azul y la poesía.

La de versos tontos y poetas ficticios.

La hacedora de quietud
-tu quietud-.

La maga.

La amiga.

La brisa fresca.

La blogger,
la naïve,
la profe,
la publicista,
la amante,
la poeta.

Pero, también, fui una sucesión de errores y fracasos esperados.

Por ejemplo:
fui la tonta,
la mala,
la ciega.

La que te quiso sin límites
(y justificó lo injustificable).

La frágil,
la que se moría de celos,
la de turno.

Gracias a la vida y sus bofetadas frecuentes,
ella
-la del pasado perfecto continuo-
murió.
Y consigo, algunos trozos de mí.
De lo que ya no seré.
De lo que conservo en menor medida.

Ahora, soy tan solo el recuerdo que prevalece en tu olvido.

Y tú dejarás de ser un poema.
Un hermoso poema.
Mi poema.