Frases sueltas.


Los libros también pueden saborearse. 

Sus letras
son papilas gustativas para el lector.