A twitter y su inmediatez.


Tuitear es
-en cierta medida-
un acto de contrición.

Somos pecadores enjaulados en 140 caracteres.