Todo pasa. El tiempo gana.

Leanne Surfleet - Polaroid, 2013

Nada te turbe
nada te espante
todo se pasa...

Sé cómo escribir desde el silencio y sus metáforas:
con interpretaciones erróneas,
calumnias,
mentiras prefabricadas,
lágrimas que saben a sal,
dolor.

Pero también sé escribir desde la certeza.

Desde la alegría que vendrá:
esa felicidad que se respira,
que se busca sin descanso,
que se siente en la calle,
en la oficina,
en las paredes de mi habitación,
con un montón de libritos usados y canciones que esperan
-pacientemente-
su turno para brillar
para sacarme una sonrisa
para bailar.

Todo pasa.
La verdad reluce.
Las heridas sanan.
Los despechos mueren.
El llanto cesa.
El tiempo gana.

Todo pasa.

"... y tan alegremente tomemos lo sabroso como lo amargo".