La elegancia de un verso.

Señor mío:

Con qué sutil elegancia
ha descendido por mis manos
hasta convertirse en verso.

Es
-sin lugar a dudas-
de esas maravillas súbitas que rescatan al escritor de su letargo.

Gracias por los favores recibidos.