Frases sueltas.


Siempre he mantenido la siguiente teoría: a los -buenos- escritores, así como a los músicos de oficio, es mejor no conocerlos.

Hay que quedarse con su arte. Sólo con su arte.

A fin de cuentas, es lo mejor que tienen para dar.