Al poema.

De esas imágenes que encuentras para habitar en ellas.

Tengo todo el instante resumido en un poema.

Sus letras
trepan por mi ombligo
y se convierten
-de forma imperceptible-
en versos al azar.

Mis manos
se deslizan distraídamente
sobre el teclado
y tú
vas tomando nombre
vas tomando forma
vas tomando ser.

Eres
esa hoja blanca
-impoluta-
que me define.