Consejos de belleza. Por Audrey Hepburn.


Porque nunca es tarde para (re)conectarse con la belleza, el amor propio y todos esos clichés que desestimamos por creernos superiores, comparto estas hermosas líneas de Audrey Hepburn.

Ahora comprendo por qué era tan bella. No sólo era bondadosa, sino que además, procuraba ser feliz.

Para ojos hermosos, busca lo bueno en las personas.

Para un cuerpo delgado, comparte tu comida con el necesitado.

Para un cabello hermoso, deja que un pequeño pase sus manos a través de él diariamente.

Para tener buen porte, camina con la sabiduría de que sabes que nunca caminarás sola.

Las personas, más que las cosas, tienen que ser restauradas, renovadas, revividas, reclamadas y redimidas: Nunca saques a nadie de tu vida.

Recuerda, si necesitas una mano que ayuda, encontrarás una al final de tu brazo.

Al madurar en edad, descubrirás que tienes dos manos, una para ayudarte y otra para ayudar a otros.

La belleza de una mujer no es la ropa que ella usa, la figura que tiene o la manera en la que se arregla el cabello. La belleza de la mujer se debe de ver a través de sus ojos, porque esa es la puerta a su corazón, el lugar donde el amor reside.

La belleza de una mujer no está en un lunar, la belleza real de una mujer está reflejada en su alma. Es el amor que cariñosamente da, la pasión que muestra y la pasión de la mujer que solamente con la edad crece.