Morir. Renacer.


Una parte de mí
-una pequeña parte de mí-
diminuta y silente
ha muerto a la medianoche.

He comprado flores para adornar su partida.
He puesto música para despedirla.
He llorado.

Una parte de mí
-una pequeña parte de mí-
diminuta y silente
ha renacido al mediodía.

He comprado flores para adornar su regreso.
He puesto música para recibirla.
He reído.

De eso se trata la vida:
Llorar.
Reír.
Morir.
Renacer.