Entre sumas, miradas y obras de Edvard Munch.

Edvard Munch - Eye in Eye (1894)
Mirarnos
como dos extraños asustados,
ansiosos,
con ganas de entregarlo todo sin entregarse.

Así de complejo es este poema que no termina de escribirse.

P.d) ¿Te dije que -pese a nuestros temores- eres mi mejor verso?


Sumas
                                          caballo y caballero son ya dos animales



Uno más uno, decimos. Y pensamos:

una manzana más una manzana,

un vaso más un vaso,
siempre cosas iguales.

Qué cambio cuando
uno mas uno sea un puritano
más un gamelán,
un jazmín más un árabe,
una monja y un acantilado,
un canto y una máscara,
otra vez una guarnición y una doncella,
la esperanza de alguien
más el sueño de otro.

De "Reducción del infinito" 2002