Riéndome de ti.

"Riéndome un poco de mí..."
Aquí estoy:
retomando el deseo irreductible de contar historias.

Riéndome un poco de mí
-y de ti, poema-
mientras el mundo sigue dando vueltas
y tú y yo no terminamos de encontrar respuestas.

Somos una frase suelta sin principio ni final.