Frágil.


Ni siquiera el alma más fuerte
soporta tanta resurrección.
Ni siquiera el domingo más triste
resiste a la soledad.
Ni siquiera una fugaz nostalgia
tolera tu nombre escondido entre líneas.

Mi fragilidad
se redime
a tus pies.