Viernes de lluvia.


Cuando la luz se apaga
y sobre la tierra caen gotas de lluvia,
junto al clang clang onomatopéyico -tan fuerte, tan cómplice- haciendo de las suyas,
comienzo a amarte un poco menos.