Te espero sentada en el café de la esquina.



Ahí estás:
sentado
tomando café,
esperando el turno para tomar protagonismo etéreo.
Me acerco.
Sonríes,
y una pequeña parte de mí
muere al instante