Susurros.


Dejaré la puerta abierta
en caso de que me recuerdes
y quieras susurrar mi nombre
como en aquella noche de lluvia
en la que dijiste “te amo, B”
por primera vez.